julio 14

Reconciliación: Mujeres en primera línea

La reconciliación y la pacificación están en el centro de la misión de la Iglesia Anglicana en todo el mundo. Los/as líderes y miembros de la Iglesia trabajan constantemente con sacrificio para unir a las comunidades y ayudar a la gente a encontrar formas de vivir en paz, así como para apoyar a las víctimas del conflicto. Este «amor en acción» es una forma de mostrar el amor de Dios por el mundo de manera práctica.

Este proyecto internacional para ayudar a utilizar las habilidades de pacificación de las mujeres que viven en zonas de conflicto o post-conflicto ha tenido un gran impacto en el fomento de la reconciliación entre las comunidades devastadas por la guerra en todo el mundo.

El proyecto global, lanzado en 2016 por Caroline Welby, la esposa del arzobispo de Canterbury, ha estado trabajando con mujeres que se ven empujadas a desempeñar funciones públicas, a menudo vinculadas a los trabajos de sus esposos.

Una de estas mujeres es Jane Namurye, casada con el antes obispo de la diócesis de Kajo-Keji, en Sudán del Sur, Anthony Poggo. Jane y sus hijos residen en el Palacio de Lambeth en Londres desde 2016, cuando Anthony fue nombrado asesor del arzobispo para Asuntos de la Comunión Anglicana.

Aportando la experiencia de primera mano por haber vivido en una zona de guerra desde su propio país, Sudán del Sur, Jane ayudó a encabezar el proyecto «Mujeres en primera línea» junto a Caroline Welby. Han llevado a cabo programas en Sudán del Sur, Burundi, la República Democrática del Congo y las Islas Salomón

Jane dijo: «Tuve mi propia experiencia con el conflicto en Sudán del Sur en 2013. El estallido de la crisis en Juba fue traumático para los/as líderes de la iglesia, incluidos los/as obispos/as». Dijo que un año después, la Comisión de Justicia, Paz y Reconciliación, donde ella servía en la Iglesia Episcopal de Sudán del Sur, llevó a los/as obispos/as a Ruanda para un retiro, donde recibieron el apoyo de clérigos que sabían lo que era vivir la violencia y la guerra.

«En muchas partes de la Comunión Anglicana, las esposas de los obispos y del clero trabajan por la paz», dijo Jane. «Son capaces de transmitirles a otros en la base de la comunidad cómo funciona la pacificación. Creo que las mujeres perciben el aumento de la tensión y a menudo son quienes tienen la capacidad de desactivar el conflicto».

Según Jane, las esposas de los clérigos más importantes pueden verse abocadas a ocupar cargos públicos sin ninguna formación y no siempre cuentan con las habilidades que les permiten vivir su nueva vocación con confianza. «Mujeres en primera línea» crea un espacio para que las mujeres tengan unos días de retiro, seguidos de jornadas de formación en materia de reconciliación, construcción de la paz y gestión del trauma.

En cada país las necesidades son diferentes, pero los resultados consisten en ayudar a las mujeres a recibir apoyo y formación para su especial papel como pacificadoras. En algunos países, las mujeres que asistieron a los retiros de formación a su vez ayudaron a otras mujeres mediante talleres de artesanía que sirvieron para sanar relaciones tensas, mientras que otras utilizaron sus habilidades para reunir a familias en las que las relaciones se habían roto.

En su primera visita a Sudán del Sur en 2017, Caroline y Jane se reunieron con esposas de obispos, clérigos y líderes de la Unión de Madres, todas ellas atrapadas en el conflicto.

Jane dijo: «La parte del retiro es muy importante, ya que les da a las mujeres un espacio para saber que Dios las llama como son y que son amadas por Dios. Algunas de las mujeres se ven en posiciones privilegiadas como esposas de líderes, pero a menudo están aisladas de los demás y luchan contra muchas cosas».

Dijo que muchas de las mujeres que conocieron habían pasado por múltiples traumas, estaban agotadas y sufrían con la pobreza extrema. También había muchas que habían sido desplazadas y sufrido diferentes traumas.

Después de una segunda visita a Sudán del Sur en 2018, Jane dijo que una de las principales miembros de la Unión de Madres se había convertido en una persona focal para el trabajo de reconciliación y había ido a recibir más formación en Ruanda. Ahora ayuda a otras mujeres que han sufrido traumas, ayudándolas a ganar confianza y dirigiendo talleres para otras.

«Esto le permite a las mujeres llegar a quienes no han tenido voz, para que puedan convertirse ellas mismas en pacificadoras», dijo Jane.

La visión de «Mujeres en primera línea» es reconocer y nutrir a las mujeres de la Iglesia que viven en zonas de conflicto o post-conflicto y equiparlas para que se conviertan en embajadoras de la reconciliación, pasando a facilitar y liderar la reconciliación a nivel comunitario.

La asociación con las iglesias locales es una parte clave del proceso, que también garantiza que el programa sea sostenible y apropiado para la cultura local.

«Mujeres en primera línea» opera por invitación del Primado de la Provincia Anglicana, se realizan sesiones cuando las mujeres se reunen para otros eventos, como las jornadas anuales de la Cámara de Obispos/as. El objetivo de las visitas es reunir a las esposas de los obispos y a las mujeres para que reciban hospitalidad, alimento espiritual y descanso.

Jane dijo que había sido importante para ella aprender de la experiencia de otras sobre cómo lograr la reconciliación. Dijo que el Consejo de Iglesias de Sudán del Sur (SSCC, por sus siglas en inglés) pudo aprender de la iglesia de Ruanda sobre cómo fueron capaces de restaurar las relaciones y reconciliar a las comunidades después del genocidio de 1994. Dijo: «En una reunión del SSCC en 2015 se establecieron los tres pilares de defensa, el foro neutral, la reconciliación y ahora el fortalecimiento institucional, que hoy el consejo denomina ‘Plan de Acción para la Paz'».

Según Jane, «Mujeres en primera línea» les da a las mujeres la oportunidad de contribuir a la labor de paz y a la toma de decisiones. Dijo que «en situaciones de conflicto son las mujeres y los/as niños/as quienes cargan con el dolor de la guerra, por lo que es necesario que participen en la consecución de la paz».

Se espera que en los próximos años puedan llevar a cabo otros programas en otros países.

Final

Pies de foto:

1. Obispos de Sudán del Sur y sus esposas durante el programa de retiro y formación de ‘Mujeres en primera línea’.
2. Caroline Welby, segunda a la izquierda, con mujeres que participan en el programa de ‘Mujeres en primera línea’ de Sudán del Sur.
3. Taller de ‘Mujeres en primera línea’ en Sudán del Sur.


Tags


You may also like

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our updates now

Enter your details below and we'll keep you in touch with the conference as well as sharing resources and news about the event.